fbpx

Uso y desarrollo de apps (aplicaciones móviles) en programas y servicios bibliotecarios

Vivimos en una sociedad interconectada globalmente como resultado de los continuos avances tecnológicos y las transformaciones socio-culturales. Los dispositivos móviles son una parte impulsora de estos cambios y han modificado las formas de comunicación y acceso a la información. Además, posibilitan la telefonía, envío y recepción de mensajes, navegación, captura y reproducción de imagen, sonido y multimedia, juegos, lectura, geolocalización y el uso de gran diversidad de aplicaciones (apps).

Todo este ecosistema móvil ha implicado cambios en nuestros hábitos diarios y profesionales dado que estos artefactos tecnológicos facilitan el acceso a la información de forma inmediata.

Frente al inmenso abanico de posibilidades que estos dispositivos ofrecen nos preguntamos:

¿Qué hacen o que pueden hacer las bibliotecarias/os, profesionales de la información? ¿Cómo pueden aprovechar esta oportunidad y apropiarse de las aplicaciones móviles para brindar recursos y servicios en las bibliotecas? ¿Cómo utilizar éstas herramientas para fortalecer la visibilidad e identidad digital de sus instituciones?

La web móvil

La web móvil permite la inmediatez y la accesibilidad, la comunicación y la disponibilidad, y por sobre todo la movilidad que caracteriza en gran parte el modo de vida de las sociedades actuales.

Este término hace referencia al acceso a la web desde dispositivos móviles, que produce y consume contenidos en cualquier momento y lugar, sirviéndose de las propiedades de los dispositivos móviles (individualidad, disponibilidad, inmediatez y localización) articulado con la comunicación, participación y colaboración, características propias de la web social.

En marzo de 2021 el número de usuarios únicos móviles en el mundo era de 5.105.857.386 (GSMA,2021). Éstas estadísticas no nos dejan dudas que un gran número de personas hace uso de los dispositivos móviles principalmente para mensajería instantánea y para conectarse a las redes sociales. Kroski señala otras utilidades relacionadas con:

  • Conectividad permanente.
  • Ubicación: sistemas de posicionamiento (GPS).
  • Acceso ilimitado a recursos y servicios en línea.
  • Capacidades interactivas: usuarios partícipes de lectura-escritura, creadores de contenidos e interacción con distintos medios de comunicación.

El uso de estas nuevas tecnologías posibilita desarrollar nuevas herramientas y servicios que aportan a nuevas y mejores experiencias en nuestras actividades diarias. Y las bibliotecas deben tener en cuenta el uso de estas tecnologías móviles para potenciar sus servicios.

 

Tipos de apps

Dentro de las aplicaciones móviles se distinguen dos tipos: aplicaciones nativas y aplicaciones web. Veamos las diferencias entre ambas:

  • Aplicaciones nativas: desarrolladas específicamente para el dispositivo y para ser utilizadas en una plataforma específica, con un lenguaje específico. Permiten realizar todo en el dispositivo móvil, también offline (sin conexión a Internet), utilizando su capacidad al 100%. Ejemplos: GPS (sistema de posicionamiento global) y galería de fotos, entre otros.
  • Aplicaciones web: son accesibles a través de un navegador y requieren una conexión a Internet para funcionar. Se desarrollan en HTML, CSS o código JavaScript. Permiten una mayor usabilidad de la aplicación en todos los dispositivos móviles y no móviles. Este tipo de aplicaciones se ejecutan por el servidor y el dispositivo se limita a mostrar el contenido. Una web app se puede acceder en todos los dispositivos móviles dado que funcionan y se abren en el navegador del dispositivo. Ejemplos: LibraryThing, WPS Office, Instapaper, Prezi Viewer y otros (muchas apps web ofrecen también su versión “nativa”)
Las apps y su uso en bibliotecas

Alonso Arévalo establece su aplicación en las bibliotecas en tres grandes áreas:

  • Aplicaciones de bibliotecas
  • Aplicaciones de lectura e investigación
  • Aplicaciones útiles para la vida cotidiana.

Pensando que gran parte de la población dispone de teléfonos inteligentes, las bibliotecas tienen la posibilidad de implementar aplicaciones orientadas a:

  • Acceso al catálogo.
  • Acceso a la información sobre recursos y servicios.
  • Noticias acerca de actividades, eventos, cursos de formación de usuarios, y otros.
  • Geolocalización de la biblioteca detallando la dirección y datos de contacto.

El uso de aplicaciones móviles está en aumento y su implementación puede ser de gran utilidad para brindar servicios y ofrecer productos desde la biblioteca.

Desarrollo y creación

En el momento de desarrollo de la aplicación se debe considerar las limitaciones propias de cada dispositivo: muchos están sujetos a plataformas tecnológicas, a determinados sistemas operativos, o a funciones específicas del artefacto.

La fase fundamental para su desarrollo es la selección del software para su programación que determinará las características técnicas de la app y el posterior proceso. En esta instancia se deben tener en cuenta varios factores: complejidad de la aplicación, mercado destinatario, plataforma, tiempo, costos, entre otros.

Como se mencionó anteriormente existen dos tipos de aplicaciones: nativas y web. Una aplicación nativa está implementada en lenguaje nativo de cada sistema operativo. Tiene la ventaja de acceder a los sensores internos del dispositivo y hacer uso de las funciones básicas del artefacto como la geolocalización, brújula, cámara, etc. Mientras que una aplicación web será una plataforma (web) desarrollada mediante HTML5, CSS3 y JQUERY MOBILE con el fin de lograr una apariencia similar a la de una aplicación nativa. En el desarrollo de aplicaciones nativas se puede emplear la programación en los lenguajes propios de cada sistema operativo, o utilizar framework, que permite desarrollar un solo código para convertirlo a los diferentes lenguajes.

¿Podemos hacerlo nosotras/os?

En este momento es inevitable preguntarnos: ¿es posible crear una aplicación móvil sin tener idea de los lenguajes de programación? En la actualidad, existe una gran variedad de sistemas modulares para el desarrollo y creación de una app. Y los profesionales de la información deberían considerarlo una alternativa viable para las bibliotecas y organizaciones pequeñas y medianas que necesiten promover o informar acerca de sus productos, servicios o temas específicos.

Bibliografía
Material de interés

Invitación al curso

El 12 de abril comienza en Aprender 3c el curso “Aplicaciones móviles para optimizar servicios, productos y procesos en las bibliotecas”. El mismo, ampliará muchos de los conceptos enumerados y descritos en este post. ¡No se lo pierdan!

CURSO Apps para bibliotecas

Carolina De Volder y Ruth Valiente
Aprender3C

Deja un comentario

Menú
A %d blogueros les gusta esto: