fbpx

El pasado 14 de febrero de 2022 la Iniciativa de Acceso Abierto de Budapest (Budapest Open Access Initiative – BOAI) cumplió 20 años.

La Iniciativa de Acceso Abierto de Budapest es una declaración de principios, una declaración de estrategia y una declaración de compromiso. Surgió de una pequeña pero animada reunión convocada en Budapest por el Open Society Institute (ahora Open Society Foundations [OSF]) el 1 y 2 de diciembre de 2001.  Hasta el momento, la Declaración, lleva un total de 6376 firmas personales y 1313 firmas institucionales recaudadas.

Para conmemorar el aniversario, el comité directivo de la BOAI publica un nuevo conjunto de recomendaciones basadas en sus principios originales, en el momento actual, y en las aportaciones de colegas de todos los ámbitos académicos y regiones del mundo.

¿Cómo surgieron las nuevas recomendaciones?

En septiembre de 2021 solicitaron por correo electrónico los comentarios de la comunidad global de acceso abierto (AA) sobre 12 cuestiones. Además de recopilar las respuestas, organizaron una serie de reuniones vía Zoom con grupos de interesados y comunidades regionales. Los comentarios sirvieron de apoyo a las discusiones sobre las nuevas recomendaciones.

¿Qué sucedió a lo largo de estos 20 años?

La BOAI sigue comprometida con los principios articulados en la declaración original del BOAI de 2002 y en la declaración del décimo aniversario de 2012.

Pero la historia del acceso abierto ha seguido evolucionando: ha crecido el volumen a nivel mundial de la literatura en acceso abierto, el número de repositorios digitales, las nuevas revistas nacidas en acceso abierto y otras que se han transformado, y el uso y la aceptación de las preprints de acceso abierto. También se ha producido una proliferación de nuevas políticas de acceso abierto por parte de las agencias que financian la investigación y de las universidades, nuevos servicios para la aplicación de políticas de acceso abierto, nuevas prácticas de evaluación de la investigación, nuevos elementos de infraestructura para la investigación, nuevas herramientas, nuevos modelos de negocio de las revistas, nuevos métodos de revisión por pares, nuevas opciones para los autores, y nuevas organizaciones, asociaciones y alianzas comprometidas con este movimiento.

Las historia nos ha dejado aprendizajes.

«Hoy sabemos más de lo que sabíamos sobre los daños causados por una infraestructura propietaria, el control comercial del acceso a la investigación, el control comercial de los indicadores de evaluación de la investigación, las métricas de investigación basadas en las revistas, los rankings de revistas, los modelos de negocio de las revistas que excluyen a los autores por motivos económicos (al igual que las revistas de suscripción excluyen a los lectores por razones económicas), los embargos en los repositorios de AA, los derechos exclusivos de los editores, la fijación por la versión de la revista correspondiente a un artículo, y los persistentes malentendidos sobre los diferentes métodos para facilitar el acceso abierto. A medida que mejoramos nuestra comprensión, constatamos la necesidad de favorecer una infraestructura abierta, un control académico o sin ánimo de lucro del acceso a la investigación y de los indicadores de evaluación, las políticas para garantizar un AA sin embargos, los métodos de evaluación sin incentivos adversos, modelos inclusivos de negocio de las revistas y los cambios fundamentales en la cultura de la investigación por encima de los cambios tecnológicos, políticos o económicos.» (Fuente: BOAI20 Spanish Translation)

El AA no es un fin en sí mismo, sino un medio para alcanzar otros fines, sobre todo, es un medio para la equidad, la calidad, la utilidad y la sostenibilidad de la investigación. Debemos evaluar el crecimiento del AA en función de las ventajas y desventajas para estos otros fines. Debemos elegir estrategias para el crecimiento del AA que sean coherentes con estos otros fines y que nos acerquen cada vez más a su consecución.

Menos es más

Esta vez la BOAI decidió elaborar solamente cuatro recomendaciones prioritarias:

1. Alojar los resultados de la investigación en una infraestructura abierta. Alojar y publicar textos, datos, metadatos, código y otros resultados digitales de la investigación en infraestructuras abiertas y controladas por la comunidad. Utilizar una infraestructura que minimice el riesgo de futuras restricciones de acceso o control por parte de entidades comerciales. En los casos en que la infraestructura abierta todavía no sea la adecuada, acorde a las necesidades actuales, hay que seguir desarrollándola.

2. Reformar el sistema de evaluación de la investigación y de las recompensas para mejorar los incentivos. Ajustar las prácticas de evaluación de la investigación para la toma de decisiones respecto a la financiación, la contratación, y para la promoción profesional. Eliminar los obstáculos para el acceso abierto y crear nuevos incentivos positivos para el acceso abierto.

3. Favorecer los canales de publicación y distribución inclusivos de manera que nunca se excluya a los autores por motivos económicos. Aprovechar al máximo los repositorios de acceso abierto y las revistas sin APC (acceso abierto “verde” y “diamante”). Prescindir de las revistas que cobran por publicar (APCs).

4. Cuando invirtamos dinero en publicar trabajos de investigación en acceso abierto, recordemos los objetivos para los que el AA es el medio, no el fin. Favorecer modelos que beneficien a todas las regiones del mundo, que estén controlados por instituciones académicas y organizaciones sin ánimo de lucro, que no concentren la nueva literatura en acceso abierto en revistas dominantes comercialmente, que eviten el establecimiento de modelos que entren en conflicto con estos objetivos. Desestimar los acuerdos de “leer y publicar” (acuerdos transformativos).

Sumate al debate y firmá la declaración

La BOAI insta a sumarse al debate sobre las recomendaciones en las redes sociales utilizando la etiqueta #BOAI20.

La BOAI nos ha guiado permitiéndonos definir, construir y corregir los rumbos para alcanzar la “equidad, la calidad, la utilidad y la sostenibilidad de la investigación” (BOAI, 2022). Hoy a 20 años de su acompañamiento, la BOAI nos reta a abordar los problemas sistémicos que se han agudizado y ha, sobre todo, nos reta a generar un cambio en la cultura de la investigación. (

Además, si aún no lo has hecho, puedes sumar tu firma y/o la de tu institución y sumarte al compromiso con el acceso abierto.

Carolina De Volder

Menú